Buscar

La Magia en el Cine Vic Cataluña

En este artículo encontrará una breve reseña acerca de la maravilla que llamamos "la magia en el cine"...

Compañías Locales

Cinecritic no promueven las compañías que aparecen en este sitio.Más Información
MONBERRATI
972 340 268
Pola, 7
Girona, Cataluña
 
FOCUS
933 097 538
Calle Ávila, 149 - 155
Rubi, Cataluña
 
OPTINOVA
933 892 771
Calle Francesc Layret, 6
Badalona, Cataluña
 
GUASCH TEATRE
934 513 462
Aragó, 140
Rubi, Cataluña
 
SPRING PROJECCIONS SL.
938 156 798
Pg. Carme, 17
Vilanova I La Geltru, Cataluña
 
EL NORD
938 401 590
Dr. Salvador Llobet, 72
Granollers, Cataluña
 
CENTRE D'ARTS ESCENIQUES DE REUS
977 338 531
Pl. Prim, 4
Reus, Cataluña
 
CINE PICAROL
933 847 191
Pl. Vila, 5
Badalona, Cataluña
 
CINEMES URGELL
973 532 264
Navarra, 7
Lleida, Cataluña
 
BANZAI STUDIO
933 890 464
Ramon Martí Alsina, 36
Badalona, Cataluña
 

La Magia en el Cine

     
Georges Méliès (1861-1938) fue uno de los más importantes pioneros del cine mudo. Más que un realizador de cine fue un mago que utilizó el aparato de los Lumière para crear trucos de ilusionismo. De hecho se lo considera el padre de los efectos especiales. 
Méliès descubrió el trucaje por casualidad mientras tomaba una escena en las calles de París. Su cámara sufrió un desperfecto técnico y dejó de rodar, tras lo cual Méliès corrigió el desperfecto y continuó filmando. Al proyectar más tarde la película, se dio cuenta de que los objetos habían sido sustituidos por otros diferentes en el instante preciso en el que la cámara cesó de funcionar. A partir de allí el mago Méliès comenzó a poner en práctica, en forma consciente y sistemática, sus efectos especiales nacidos de un simple accidente. 
En El escamoteo de una dama, de 1896, Méliès hizo desaparecer una mujer frente al público y, al año siguiente, en Fausto y Margarita, sustituyó una mujer por la figura de Mefistófeles.
A partir de allí filmó cientos de películas: El hombre de la cabeza de goma, Viaje a través de lo imposible, Viaje a la luna, utilizando todo tipo de trucos: desapariciones y...

Pulse aquí para continuar leyendo el artículo de Cinecritic.biz