Buscar

El caballo de dos piernas Granada Andalucía

Si quiere conocer más acerca de "El caballo de dos piernas" continúe leyendo para conocer una crítica de esta película de la directora iraní Samira Makhmalbaf...

Compañías Locales

Cinecritic no promueven las compañías que aparecen en este sitio.Más Información
MANUEL FERNANDEZ BOLIVAR
958 171 520
Dr. Marañón, 6
Granada, Andalucía
 
JOSE MANUEL ARMILLOS GONZALEZ
958 265 470
Turín, S/N
Elx, Valencia
 
OCIO AUDIOVISUAL S.L.
958 093 000
Trucha, 2
Granada, Andalucía
 
RUIZ CARDONA, J.G.
958 293 900
Ntra. Sra. de la Salud, 2-PORT 2
Granada, Andalucía
 
MARIA LUISA NOGUERA RUIZ
958 590 302
Cno. Gójar, 16
Granada, Andalucía
 
HOLLYWOOD
958 252 605
Martínez Campos, 24
Granada, Andalucía
 
CINEBANK ALMINADES
958 811 003
Calderón de la Barca, 7
Granada, Andalucía
 
MIGUEL GARCIA PLAZA
958 295 674
Sagrada Familia, 21
Granada, Andalucía
 
EDUARDO DIAZ BRAVO
958 150 170
Ribera del Beiro, 31
Granada, Andalucía
 
BERRIO GARCIA GOMEZ SL RODRIGUEZ PAREJA
958 509 495
Cno. Gabia, 6
Granada, Andalucía
 

El caballo de dos piernas


Irán, 2008
Dirección    : Samira Markhmalbaf
Guión :    Mohsen Makhmalbaf
Intérpretes: Ziya Mirza Mohamad, Haron Ahad, Gol Gotai Karimi, Khojeh Nader   
Duración: 101 minutos.
Fecha de estreno: 6 de mayo de 2009

Nota Cinecritic
Muy buena
 
   
Es una mujer aparentemente frágil, pero su fuerza radica en sus películas, una herramienta que quiere utilizar para cambiar el mundo, para transformar a los seres humanos. Hablo de Samira Makhmalbaf, la joven cineasta iraní, que con tan sólo 28 años se ha convertido en una de las obligatorias de la gran pantalla. Podemos decir que su dedicación y pasión por el cine la lleva en la sangre, es hija del conocido director y guionista iraní Mohsen Makhmalbaf, que siempre le ha transmitido el amor por este arte. Realmente toda la familia se dedica a hacer cine y a denunciar con sus historias las injusticias y atrocidades que se cometen en el mundo y, concretamente, en su país, Irán. Defensores de la libertad de expresión no se rinden, aunque su Gobierno no les deja rodar ni estrenar sus películas en su propio país, una familia vetada pero que busca alternativas para seguir trabajando en este oficio. Por esta razón Samira se vio obligada a rodar su última película en Afganistán, pero aún así sus...

Pulse aquí para continuar leyendo el artículo de Cinecritic.biz