Buscar

Darren Aronofsky - Una genealogía del fracaso Santander Cantabria

A continuación haremos una breve reseña de la genealogía del fracaso del Director Darren Aronofsky, cuyos personajes están signados por un destino trágico, envueltos en batallas perdidas de antemano...

Compañías Locales

Cinecritic no promueven las compañías que aparecen en este sitio.Más Información
ASESORÍA - GESTORÍA IÑIGO
942 211 661
Calle Castilla, 9 - entlo.
Santander, Cantabria
 
CEDENOR S.A.
942 227 193
Calle Juan de Herrera, 11 - 2º dcha.
Santander, Cantabria
 
PINAR FERNANDEZ JOSE
942 211 708
Cardenal Cisneros, 4
Santander, Cantabria
 
MARCOS RESTEGUI
942 231 982
Ruamayor, 6
Santander, Cantabria
 
MIRIÑAQUE TEATRO
942 052 911
Isaac Peral, 9
Santander, Cantabria
 
TENYSOL S.L.
942 892 839
C/ Marqués de Santillana, s/n
Torrelavega, Cantabria
 
CANAL 67
942 273 336
Pol. Ind. Raos, 9
Santander, Cantabria
 
COMPAÑIA DE TEATRO RAFAEL SAN MARTIN
942 320 382
Columna Sagardía, 6
Santander, Cantabria
 
CINE LOS ANGELES
942 037 703
Ruamayor, 6
Santander, Cantabria
 
CINESA BAHIA DE SANTANDER
902 333 231
Av. Nueva Montaña, S/N
Santander, Cantabria
 

Darren Aronofsky - Una genealogía del fracaso


El luchador no sólo significa la sempiterna resurrección de Mickey Rourke en un film que bien puede leerse como su falsa biografía; también es la cuarta película de Darren Aronofsky, un realizador que parece haberle encontrado la vuelta a su vocación por pintar la decadencia. Randy "The Ram" Robinson, ese cuerpo llagado y seco que Rourke le presta al film, es el último eslabón de una sucesión de condenados que Aronofsky viene desarrollando desde el comienzo de su carrera, hace poco más de una década. Rigurosamente pesimista, sus personajes están signados por un destino trágico, envueltos en batallas perdidas de antemano. Como si de una Pasión pagana se tratase, sin lugar para el suspenso pero tampoco para la salvación. La forma del martirio ha ido cambiando aunque siempre esté presente la lucha con una fuerza trascendente, detonante de un amplio uso de la función alegórica.
El punto de partida es PI (1998), la financió con u$s 60.000 de familiares y amigos y Artisan se ocupó de mostrársela al mundo a cambio de u$s 1.000.000. A caballo de la moda indie de los noventa (la misma que le dio el Oscar™ a El Paciente inglés e hizo que todos vayamos a ver The Blair Witch Project), Aronofsky se hizo un lugar en el cine internacional con una ópera prima oscura, ardua y personal, una de la s...

Pulse aquí para continuar leyendo el artículo de Cinecritic.biz