Buscar

Brevísimo recuento del cine boliviano desde la fiebre digital Santa Cruz De Tenerife Canarias

A continuación le presentamos uan breve reseña acerca del cine boliviano contemporáneo desde la era digutal, gracias a la fórmula infalible del boliviano: la ruptura...

Compañías Locales

Cinecritic no promueven las compañías que aparecen en este sitio.Más Información
LUNA LLENA PRODUCCIONES S.L.
922 272 950
Gral. Serrano, 40
Santa Cruz De Tenerife, Canarias
 
CINE RENOIR PRICE
922 289 459
Salamanca, 16
Santa Cruz De Tenerife, Canarias
 
RAUL HERNANDEZ PEREZ
922 201 741
Av. Venezuela, 30
Santa Cruz De Tenerife, Canarias
 
TEMPLARIO
922 219 078
Timanfaya, 1
Santa Cruz De Tenerife, Canarias
 
VOLCANO INTERNATIONAL PRODUCTIONS S.L.
922 285 160
Dr. Marañón, 1
Santa Cruz De Tenerife, Canarias
 
YELMO CINEPLEX
922 207 591
Av. la Salle, S/N
Santa Cruz De Tenerife, Canarias
 
GRUPO TEATRAL ANGEL GUIMERA
922 210 000
Av. San Sebastián, 3
Santa Cruz De Tenerife, Canarias
 
PRODUCTORA INTEGRAL MULTIMEDIA S.L.
922 595 372
Agustín Espinosa García, 14
Santa Cruz De Tenerife, Canarias
 
DISCO VIDEO TENERIFE S.L.
922 202 107
Panamá, 32
Santa Cruz De Tenerife, Canarias
 
HIGH VOLTAGE S.L.
922 505 094
Calle Neptuno, 5 - bajo
Santa Cruz De Tenerife, Canarias
 

Brevísimo recuento del cine boliviano desde la fiebre digital


El cine boliviano contemporáneo, aunque tímido fuera de sus fronteras, se muestra saludable al interior del país, gracias a la fórmula infalible del boliviano: la ruptura. Esto es cierto, aún cuando el primer largometraje digital, Los hijos del último jardín (2003) vino de la mano del aclamado indigenista Jorge Sanjinés, pero con resultados muy pobres; fueron las películas no comprometidas las que mostraron una provechosa asimilación de la nueva herramienta. Así Dependencia Sexual (2004), de  R. Bellot, introdujo el formato y la estética del video digital al medio nacional. La película fue muy reconocida y su director supo catapultarse en ella como campeón del nuevo cine. Menos vista en el país, aunque con un interesante recorrido internacional y un lenguaje más contundente, Lo más bonito de mis mejores años (2006) de Martín Bouloq es un puente menos artificial con las tendencias digitales contemporáneas. Las ventajas del estilo son conocidas. La cosmogonía, en cambio, es problemática: casi podría hablarse de "unidad" de movimiento a escala sudamericana, ya que estas películas se empecinan en mostrarnos jóvenes más o menos conflictivos, vanidosos y bien solventados, jóvenes que todo lo resuelven yendo a la discoteca, como en Nocturnia (2008) de Jack &Aacut...

Pulse aquí para continuar leyendo el artículo de Cinecritic.biz