Buscar

Brevísimo recuento del cine boliviano desde la fiebre digital Salamanca Castilla y León

A continuación le presentamos uan breve reseña acerca del cine boliviano contemporáneo desde la era digutal, gracias a la fórmula infalible del boliviano: la ruptura...

Compañías Locales

Cinecritic no promueven las compañías que aparecen en este sitio.Más Información
MULTI SILLA
923 215 294
P.º Carmelitas, 75
Salamanca, Castilla y León
 
EL TORMES CENTRO COMERCIAL
923 201 804
Avenida de Salamanca, s/n
Salamanca, Castilla y León
 
PROYECFILM S.L.
923 121 434
Pasteur, s/n.
Salamanca, Castilla y León
 
AFRICA FILM PRODUCTIONS S.L.
923 305 908
Iglesia, 47
Salamanca, Castilla y León
 
VAN GOGH CINES S.L.
987 214 250
San Claudio, 5
León, Castilla y León
 
CINES VAN DICK JOVEN
923 123 700
P.º Dr. Torres Villarroel, 45-47
Salamanca, Castilla y León
 
CINES VAN DYCK TORMES
923 243 538
P.º Dr. Torres Villarroel, 40
Salamanca, Castilla y León
 
SERCINE
923 230 132
Pasteur, 23
Salamanca, Castilla y León
 
VIDEO GRAN EXPRES S L
987 242 552
G.V. San Marcos, 22
León, Castilla y León
 
CENTRO COMERCIAL VALLSUR
983 475 455
Camino Viejo de Simancas, s/n
Valladolid, Castilla y León
 

Brevísimo recuento del cine boliviano desde la fiebre digital


El cine boliviano contemporáneo, aunque tímido fuera de sus fronteras, se muestra saludable al interior del país, gracias a la fórmula infalible del boliviano: la ruptura. Esto es cierto, aún cuando el primer largometraje digital, Los hijos del último jardín (2003) vino de la mano del aclamado indigenista Jorge Sanjinés, pero con resultados muy pobres; fueron las películas no comprometidas las que mostraron una provechosa asimilación de la nueva herramienta. Así Dependencia Sexual (2004), de  R. Bellot, introdujo el formato y la estética del video digital al medio nacional. La película fue muy reconocida y su director supo catapultarse en ella como campeón del nuevo cine. Menos vista en el país, aunque con un interesante recorrido internacional y un lenguaje más contundente, Lo más bonito de mis mejores años (2006) de Martín Bouloq es un puente menos artificial con las tendencias digitales contemporáneas. Las ventajas del estilo son conocidas. La cosmogonía, en cambio, es problemática: casi podría hablarse de "unidad" de movimiento a escala sudamericana, ya que estas películas se empecinan en mostrarnos jóvenes más o menos conflictivos, vanidosos y bien solventados, jóvenes que todo lo resuelven yendo a la discoteca, como en Nocturnia (2008) de Jack &Aacut...

Pulse aquí para continuar leyendo el artículo de Cinecritic.biz