Buscar

Brevísimo recuento del cine boliviano desde la fiebre digital Las Palmas De Gran Canaria Canarias

A continuación le presentamos uan breve reseña acerca del cine boliviano contemporáneo desde la era digutal, gracias a la fórmula infalible del boliviano: la ruptura...

Compañías Locales

Cinecritic no promueven las compañías que aparecen en este sitio.Más Información
VIDEO CLUB OLIVER S.L.
928 244 305
Pío XII, 65
Las Palmas De Gran Canaria, Canarias
 
VIP'S SUNDER
928 224 842
Gravina, 54
Las Palmas De Gran Canaria, Canarias
 
SANTANA SANCHEZ
928 380 348
Gobernador Marín Acuña, 47
Las Palmas De Gran Canaria, Canarias
 
LA BALLENA
928 419 669
Diego Betancor Suárez, 16
Las Palmas De Gran Canaria, Canarias
 
JOSE LUIS MEDINA GORDILLO
928 667 715
Pintor Botas Ghirlandia, 28
Las Palmas De Gran Canaria, Canarias
 
LEO,S
928 225 690
Mariana de Pineda, 17
Las Palmas De Gran Canaria, Canarias
 
HAMIDIA S.L.
928 270 655
Viriato, 52-54
Las Palmas De Gran Canaria, Canarias
 
FILA CERO
928 208 489
Concejal García Feo, 19
Las Palmas De Gran Canaria, Canarias
 
MAFA MARTIN CANARIA
928 274 131
León Tolstoi, 13
Las Palmas De Gran Canaria, Canarias
 
CANAL 35
928 422 237
Lomo San Lázaro (Siete Palmas), 1
Las Palmas De Gran Canaria, Canarias
 

Brevísimo recuento del cine boliviano desde la fiebre digital


El cine boliviano contemporáneo, aunque tímido fuera de sus fronteras, se muestra saludable al interior del país, gracias a la fórmula infalible del boliviano: la ruptura. Esto es cierto, aún cuando el primer largometraje digital, Los hijos del último jardín (2003) vino de la mano del aclamado indigenista Jorge Sanjinés, pero con resultados muy pobres; fueron las películas no comprometidas las que mostraron una provechosa asimilación de la nueva herramienta. Así Dependencia Sexual (2004), de  R. Bellot, introdujo el formato y la estética del video digital al medio nacional. La película fue muy reconocida y su director supo catapultarse en ella como campeón del nuevo cine. Menos vista en el país, aunque con un interesante recorrido internacional y un lenguaje más contundente, Lo más bonito de mis mejores años (2006) de Martín Bouloq es un puente menos artificial con las tendencias digitales contemporáneas. Las ventajas del estilo son conocidas. La cosmogonía, en cambio, es problemática: casi podría hablarse de "unidad" de movimiento a escala sudamericana, ya que estas películas se empecinan en mostrarnos jóvenes más o menos conflictivos, vanidosos y bien solventados, jóvenes que todo lo resuelven yendo a la discoteca, como en Nocturnia (2008) de Jack &Aacut...

Pulse aquí para continuar leyendo el artículo de Cinecritic.biz