Buscar

Brevísimo recuento del cine boliviano desde la fiebre digital Alicante Valencia

A continuación le presentamos uan breve reseña acerca del cine boliviano contemporáneo desde la era digutal, gracias a la fórmula infalible del boliviano: la ruptura...

Compañías Locales

Cinecritic no promueven las compañías que aparecen en este sitio.Más Información
CENTRO COMERCIAL PANORAMIS
965 989 300
Muelle Poniente, 6 - bajo
Villajoyosa, Valencia
 
LVCENTVM DIGITAL
966 141 800
Calle Roselló, 18
Villajoyosa, Valencia
 
TEATRO PRINCIPAL DE ALICANTE
965 203 100
Pl. Ruperto Chapí, S/N
San Vicente Del Raspeig, Valencia
 
CINES AANA
965 143 920
Médico Pascual Pérez, 44-46
Villajoyosa, Valencia
 
NEON PRODUCCIONES S.L.
965 121 428
Av. Aguilera, 38
San Vicente Del Raspeig, Valencia
 
RICARTE - OFICINA CENTRAL
965 172 466
Tubería, 16
Alacant / Alicante, Valencia
 
MATIAS ALHAMBRA PRODUCCIONES
639 632 565
Alemania, 17
Alacant / Alicante, Valencia
 
COMPANIA DE INICIATIVAS Y ESPECTACULOS S.A.
965 132 610
Z. Mlle. Poniente, S/N
Villajoyosa, Valencia
 
IMAGINA ESPORTS
965 185 462
C/ Virgen de la Merced, 15
San Vicente Del Raspeig, Valencia
 
INVERSIONES ZAMARRAMALA S.L.
965 215 134
Cid, 11
Alacant / Alicante, Valencia
 

Brevísimo recuento del cine boliviano desde la fiebre digital


El cine boliviano contemporáneo, aunque tímido fuera de sus fronteras, se muestra saludable al interior del país, gracias a la fórmula infalible del boliviano: la ruptura. Esto es cierto, aún cuando el primer largometraje digital, Los hijos del último jardín (2003) vino de la mano del aclamado indigenista Jorge Sanjinés, pero con resultados muy pobres; fueron las películas no comprometidas las que mostraron una provechosa asimilación de la nueva herramienta. Así Dependencia Sexual (2004), de  R. Bellot, introdujo el formato y la estética del video digital al medio nacional. La película fue muy reconocida y su director supo catapultarse en ella como campeón del nuevo cine. Menos vista en el país, aunque con un interesante recorrido internacional y un lenguaje más contundente, Lo más bonito de mis mejores años (2006) de Martín Bouloq es un puente menos artificial con las tendencias digitales contemporáneas. Las ventajas del estilo son conocidas. La cosmogonía, en cambio, es problemática: casi podría hablarse de "unidad" de movimiento a escala sudamericana, ya que estas películas se empecinan en mostrarnos jóvenes más o menos conflictivos, vanidosos y bien solventados, jóvenes que todo lo resuelven yendo a la discoteca, como en Nocturnia (2008) de Jack &Aacut...

Pulse aquí para continuar leyendo el artículo de Cinecritic.biz