Buscar

Brevísimo recuento del cine boliviano desde la fiebre digital Alcalá De Henares Madrid

A continuación le presentamos uan breve reseña acerca del cine boliviano contemporáneo desde la era digutal, gracias a la fórmula infalible del boliviano: la ruptura...

Compañías Locales

Cinecritic no promueven las compañías que aparecen en este sitio.Más Información
TECHNICOLOR SPAIN S.A.
918 305 888
Lugar Campus Universitario, S/N
Alcalá De Henares, Madrid
 
ANTIQUA ESCENA
918 796 648
Ctra. Pastrana (M-300, Tercer Tramo), KM 2,200
Alcalá De Henares, Madrid
 
CORRAL DE COMEDIAS DE ALCALA
918 822 242
Pl. Cervantes, 15
Alcalá De Henares, Madrid
 
ANIMALES Y CARRUAJES S.L.
918 899 122
Ctra. M-100, KM 5,200
Alcalá De Henares, Madrid
 
TEATRO SALON CERVANTES
918 822 497
Cervantes, S/N
Alcalá De Henares, Madrid
 
SOUNDVIDEOLIGHT
685 538 629
Juan Huarte San Juan (Pol. Ind. Inbisa II), 1
Alcalá De Henares, Madrid
 
EL TEATRO DEL FINIKITO S.L.
918 828 160
Santa Úrsula, 7
Alcalá De Henares, Madrid
 
CINE BANK ALCALA
918 899 164
Rda. Ancha, 13
Alcalá De Henares, Madrid
 
MULTICINES CISNEROS
918 834 494
Pl. Santos Niños, 5
Alcalá De Henares, Madrid
 
EXPENDEDURÍA N.º 6 ÁNGELES
916 752 776
Viñas, 11
Torrejon De Ardoz, Madrid
 

Brevísimo recuento del cine boliviano desde la fiebre digital


El cine boliviano contemporáneo, aunque tímido fuera de sus fronteras, se muestra saludable al interior del país, gracias a la fórmula infalible del boliviano: la ruptura. Esto es cierto, aún cuando el primer largometraje digital, Los hijos del último jardín (2003) vino de la mano del aclamado indigenista Jorge Sanjinés, pero con resultados muy pobres; fueron las películas no comprometidas las que mostraron una provechosa asimilación de la nueva herramienta. Así Dependencia Sexual (2004), de  R. Bellot, introdujo el formato y la estética del video digital al medio nacional. La película fue muy reconocida y su director supo catapultarse en ella como campeón del nuevo cine. Menos vista en el país, aunque con un interesante recorrido internacional y un lenguaje más contundente, Lo más bonito de mis mejores años (2006) de Martín Bouloq es un puente menos artificial con las tendencias digitales contemporáneas. Las ventajas del estilo son conocidas. La cosmogonía, en cambio, es problemática: casi podría hablarse de "unidad" de movimiento a escala sudamericana, ya que estas películas se empecinan en mostrarnos jóvenes más o menos conflictivos, vanidosos y bien solventados, jóvenes que todo lo resuelven yendo a la discoteca, como en Nocturnia (2008) de Jack &Aacut...

Pulse aquí para continuar leyendo el artículo de Cinecritic.biz